Si Asica no tratara a la madre tierra y a nuestro ecosistema con respeto, no tendríamos producción sostenible a largo plazo. Es por eso que estamos comprometidos a producir, embalar y distribuir nuestros productos de la manera más respetuosa con el medio ambiente posible. Es extremadamente importante para Asica garantizar que los productos que obtienen nuestros clientes se producen de manera responsable, y es crucial que los consumidores comprendan que cuando compran Asica, están apoyando la sostenibilidad.

Algunos ejemplos que implementamos:

  • Sistemas de riego eficientes y métodos de reciclaje de agua aplicados.
  • Encontrar alternativas y métodos más orgánicos para usar en nuestros productos convencionales que ya son ecológicos y tratar de minimizar el uso de aplicaciones de producción de CO2. En nuestros productos orgánicos solo utilizamos productos orgánicos aprobados.
  • Sistemas optimizados de gestión de residuos.
  • Extensos procedimientos de reciclaje en todos nuestros lotes de producción, instalaciones y oficinas.
  • Minimizar el uso de compuestos químicos como antibióticos y aerosoles para reducir el impacto en el calentamiento global.
  • Todos los vehículos que se usan dentro de los campos reciben mantenimiento continuo y constante, que incluye tractores, furgonetas y vehículos más pequeños (para reducir la contaminación por smog o derrames de petróleo). Estamos en el proceso de cambiar a vehículos de gas natural para reducir nuestra huella de carbono.
  • Hemos reducido la aplicación de fertilizantes y la erosión del suelo mediante el uso de técnicas agroecológicas sensibles que permiten la producción agrícola comercialmente sostenible. Además, algunos de los productos que utilizamos en la producción convencional están destinados a la producción orgánica y ecológica. Al hacerlo, reducimos el impacto ambiental que conduce a menos residuos (LMR, DPA) y una reducción en la huella de los huertos y el proceso posterior a la cosecha.
  • El 100% del agua utilizada para el riego en nuestros campos se analiza para garantizar que no haya contaminación por fertilizantes, pesticidas, metales pesados u otros contaminantes. Después de que se prueban, tenemos sistemas de filtración que eliminan la “capa de torta” o los depósitos no deseados del agua.
  • Uso de mantillo de rastrojos para controlar la evapotranspiración y la pérdida excesiva de agua. Esto crea un microambiente que reduce el consumo de agua en un 10-15% en el nivel de producción.
  • Política de tolerancia cero con respecto a la incineración de cualquier material para minimizar las emisiones de CO2 en el aire.
  • Las malas hierbas y las hierbas no deseadas que a veces crecen naturalmente junto a los árboles se eliminan manualmente y luego se incorporan como mantillo para desarrollar un ciclo natural.
  • Nuestro control de plagas y enfermedades está orientado a la reducción máxima del uso de agroquímicos; con actividades tales como la labranza y la limpieza de residuos de cultivos para reducir las poblaciones invernales de ciertas plagas, el control manual de malezas y la instalación de trampas hechas a mano para insectos y bichos.
  • Sistema de cultivo rotacional en jengibre orgánico, donde dejamos que segmentos de la tierra descansen y se rejuvenezcan durante un período de dos años. Esto también nos permite reutilizar efectivamente la tierra ya plantada para el jengibre orgánico en las áreas de cultivo en lugar de cultivar nuevas tierras.
  • En el futuro, Asica planea implementar áreas de conservación más naturales dentro y alrededor de los campos de producción y cambiar un porcentaje predominante de nuestro consumo de energía a formas alternativas como la energía solar.

Certificación ambiental

Rain Forest Alliance